Evolution homosapien

Evolution homosapien
Homosapien evolution

lunes, 24 de abril de 2017

Otro soldado más

No cabe la ropa en el bombo.
No paro de dormir.
No se friegan solos los platos, ni se plancha sola la ropa...
Hay una mancha en la cortina
y
una humedad en la pared.
No hay tiempo de alisarse el pelo ni puedo
ir al mercado
porque me quedo todo el día mirando
el vacío.
Ni si quiera me visto de calle.

Otro soldado más.

Abro la puerta y sigo: un, dos, tres.
(ya no me hace gracia nada, la risa de los colegas no me
engancha),
Un, dos, tres...
y coge a la izquierda que está la L12
y anda por los pasillos...
Un, dos, tres...
Y miedo de los borrachos, y anuncio que me recuerda a ti,
y, como no...parejita feliz...
y me pregunto por qué yo no.
Un, dos, tres... y más metro.
Y llego, y subo las escaleras,
las de siempre, como nunca.
Y los árboles se zarandean fuerte desde la visión casi nadir.
Y al salir una joven puta diciendo a un viejo "Ca va?".
Y yo ya no entiendo nada...
Nada tiene más sentido que caminar en
Un, dos, tres.
Pero yo estoy tranquila...
La mejor felicidad. 

Desaparecer en la noche oscura

Como quisiera a veces correr... como una loca huyendo.
Hasta olvidar las dudas y los miedos y solo caminar.
A veces, enredarme en los cabellos suaves y el olor a Tommy...
No estar nerviosa.
Que me acariciara el pelo el calor de su cuerpo y el abrazo acogedor de su sonrisa.
Y es que, puede que, a veces, abarcar todo lo que se pueda sentir en un suspiro bastara.
Cantar juntos, bailar...
esas bachatas que ya no serán bailadas.
Enrojecer de rabia y luego de placer.
Saber si fue sincero el olor de su piel en mis yemas, las palabras
que se balanceaban entre mis oídos.
Y es que carecí de sentido, como carece el hierro en mi cuerpo.
Nunca pensaba en serio.
Nunca estaba de broma.
Ahora, tras el escarmiento
Inservible
Me gustaría desaparecer en la noche oscura
si la única oscuridad fuera la negrura de tu pelvis.

viernes, 24 de marzo de 2017

Un sigarrito que no es poco

Hoy tuvo que ser...
Hoy me dolió el pecho
un poco.
Y me senté delante de la noche cinco minutos,
los más cansados y los más solos de mi vida.
Y escuché esa canción llena de rabia y
esa letra para los incomprendidos.
Entonces me cansé de estar triste y sola pensé que
querías que fuese perro siendo gato.